sábado, 3 de diciembre de 2011

Cajita para tarjetas de memoria

Llevo ya un montón de tiempo sin poner nada aquí. No es que no haya hecho nada, es más bien que no encuentro un rato para ponerme a sacarles fotos y escribir las explicaciones.
El caso es que me fastidia mucho tener esto así de parado, así que voy a hacer por encontrar un hueco en el que subir las explicaciones de las cosas que ya hemos hecho, y de las que están en proyecto, y de momento vamos a empezar con una sencillita.


No sé vosotros, pero yo tengo un montón de aparatos electrónicos... y cada vez más. Y muchos de ellos funcionan con tarjetas de memoria, en ocasiones opcionales, para aumentar su capacidad, y en ocasiones obligatorias.

Bueno, el caso es que entre cámaras de fotos, móviles, música, tablet, lector electrónico, etc, me encontré con que estaba utilizando para todo la tarjeta de la cámara de fotos (que era la de más capacidad), y además de gastarla (no literalmente, pero el uso les afecta) estaba metiendo ahí cosas, y luego no tenía sitio cuando quería sacar fotografías.

Así que decidí que lo mejor era conseguirse varias tarjetas, y tenerlas para cosas separadas. Una para la cámara de fotos, otra para llevar documentos de un lado a otro, etc.
La idea es buena, pero te surge el problema de cómo leerlas en un ordenador que no tiene lector de tarjetas (o que tiene un lector de tarjetas antiguo, y por lo tanto no lee las nuevas de 4Gbs) o como llevarlas por ahí de forma cómoda.

Lo que hice fue comprarme un mini lector de tarjetas usb (lo más pequeño que pude encontrar) y una caja para tarjetas de memoria.
En concreto fueron estos dos:

Lector de tarjetas microSD USB:
Enlace DealExtreme

Caja para tarjetas microSD:
Enlace Ebay

Y claro está, unas cuantas tarjetas MicroSD:
 
Enlace DealExtreme


La caja tiene hueco para 12 MicroSDs, 1 SD y una MiniSD.
Muchos aparatos únicamente leen tarjetas SD, y tengo varios adaptadores MicroSD->SD en casa. Sin embargo, las tarjetas MiniSD no las he utilizado nunca.
Así que lo primero fue utilizar un cutter para hacer que el hueco MiniSD se convirtiese en un hueco SD normal. Así puedo llevar dos adaptadores en lugar de únicamente uno.

Lo siguiente era aprovechar que el lector USB es súper pequeño, y buscar el modo de meterlo dentro de la caja. Resulta que quitando el acolchado cabe perfectametne, de modo que de nuevo utilizando el cutter, y algo de acetona para quitar el pegamento, hice el hueco para el lector USB

El resultado es este:
Hueco para 10 tarjetas MicroSD, 2 adaptadores SD y el lector USB.
El acabado no es ninguna maravilla, pero estaréis de acuerdo en que cumple su función. Ocupa muy poco, tiene espacio para almacenar mucha información, y bien organizada, y además protege su contenido.

Una vez cerrada no ocupa nada.

Y bueno, no hay más que explicar. Ya dije que iba a ser sencillito. Al fin y al cabo no deja de ser coger algo que ya existe y retocarlo para que se adapte a nuestras necesidades.

En breve (o eso espero) iré subiendo más cosas en el blog.