martes, 20 de enero de 2009

Twister casero.

Bueno, ya estoy de vuelta. Este mes parece que va a haber más entradas de lo habitual.

Este fin de año decidimos cambiar un poco de costumbres, y en vez de montar una fiesta en el garaje, como todos los años, decidimos que mejor hacíamos "reunión" en el garaje, sin matarnos mucho a adornar ni nada, y luego nos iríamos por ahí de locales.

Decidimos que podría ser interesante llevar algunos juegos de mesa o similar para pasar el rato, para lo que pedí prestado un Pictionary y un Party & Co. Pero Luisa tenía ganas de hacerse un Twister, y como estábamos de vacaciones, y teníamos tiempo y ganas, ella hizo el "tablero" y yo las flechas.
Todo muy sencillito, pero como puede servir de inspiración para otras ideas, o para aprender a utilizar o conocer nuevos materiales, ponemos aquí el tutorial.

No nos acordamos de hacer las fotografías durante el proceso (es lo que tiene hacerlo todo en el último momento y a correr), así que son todas hechas a posteriori.... intentaré que se entienda bien todo con las explicaciones.

Empezamos con la superficie de juego.

Para hacerla necesitaremos un mantel plástico. Los venden en los Todo a cien y similares. Son mayormente de plástico, pero tienen una base de tela por el otro lado.
Tienen esta pinta:


Se venden por metros, así que cogéis el ancho que tengan y el largo que queráis.
Nuestra superficie de juego es de 1.40 x 2.00 metros. Es una superficie enorme, bastante más grande que el Twister original. Como no tengo un juego original aquí para medir, pues no os puedo decir las medidas oficiales, pero supongo que con 1.50 x 1.00 podría ser suficiente.
Todo depende del tamaño de los jugadores y de cuánto roce queréis.

También necesitareis plástico autoadesivo de colores. En el Twister se juega con 4 colores, que suelen ser los típicos del parchís (rojo, verde, azul y amarillo). Podéis escoger los colores que queráis si no os gustan esos... incluso podéis ponerle más colores.... es lo bueno de hacerse estas cosas en casa, que se pueden personalizar.
De cada color vais a necesitar recortar 6 círculos. Los nuestros son de 22 cm de diámetro. Como ya dije antes, muy grandes. Con 18~20 cm sería suficiente.

Y bueno, para recortar todos esos círculos necesitareis.... unas tijeras:


En general los círculos se colocan en filas según su color. En total son 4 filas de 6 círculos cada una. Cada fila con todos sus círculos del mismo color. Los círculos están separados entre sí entre 7~10 cm.
Si os apetece podéis mezclar los colores, aunque os aconsejo probar primero, por que según cómo los mezcléis puede ser completamente imposible jugar.

Nuestra alfombra de juego quedó así:


No os olvidéis que para jugar hay que descalzarse (la mayoría de los calzados acabarían estropeando y ensuciando la alfombra) así que no os olvidéis de poneros calcetines sin agujeros si vais a jugar.


Bueno, ahora pasamos a las flechas para decidir extremidades y colores.
Las flechas se pueden hacer de muchos modos... incluso podéis coger un dado y pintarle colores, o buscar algún tipo de ficha cuadrada, o un dado de 4 caras.... hay muchas posibilidades... mientras tenga 4 resultados posibles, sirve.

Yo tenía ganas de utilizar acetato. El acetato es un plástico transparente o translúcido que se suele utilizar para encuadernar fotocopias (la típica cubierta de plástico transparente en las encuadernaciones en espiral) o en vez de un cristal en las enmarcaciones para cuadros y fotos. También, en grosores mayores se usa como substituto del cristal, ya que es menos frágil (aunque se raya con mucha facilidad), o para carteles de tienda y similares.
El que yo usé es este:

Es un acetato translúcido (una de las caras es mate) de 1mm de espesor. Lo compré en un sitio donde enmarcan cosas. Básicamente me pasé por el taller y me llevé un trozo que tenían de un tamaño que me gustaba. Me llevé como 1 metro cuadrado, aunque para hacer unas flechas, con 30x30 cm debería ser más que suficiente. Si es la primera vez que trabajáis con acetato, coger un trozo un poco más grande para poder hacer pruebas.

Para trabajar con el acetato necesitaremos únicamente un par de herramientas:
Cutter:

Alicates, tenazas, o algo similar:


Cortar el acetato es muy complicado, por que es bastante duro, y 1mm no se puede cortar con un cutter.
Para cortar el acetato, lo que hacemos es una marca con el cutter por donde queremos cortar, y luego con ayuda de los alicates, partimos el acetato, que partirá por la línea que hemos marcado.
Cuanto más profunda y recta sea la marca con el cutter, más fácil será partir después el acetato y que quede un borde recto y liso, justo por donde queremos.

Si os paráis a pensar un poco os daréis cuenta de que este sistema tiene unos cuantos problemas. Primero, es muy complicado cortar curvas. Se puede siempre que no sean curvas muy cerradas, pero el borde no será demasiado bueno.
Y tampoco se pueden hacer figuras con ángulos hacia adentro. Cada vez que partís el acetato, el corte se extiende más allá de la raya que hayáis hecho, más o menos en línea recta. Si esa prolongación va hacia el interior de la figura, partiréis parte de la figura. Con las figuras cuyos ángulos son todos externos, no hay problema, para las otras, podéis ir partiendo poco a poco con los alicates, y con algo de paciencia y cuidado podéis hacer figuras relativamente complejas (Así fue como hice yo mis flechas, pero me costó)
Si no queréis complicaros demasiado, lo que podéis hacer es dividir vuestras figuras complejas en figuras más simples, y luego pegarlas entre ellas. Pero tenéis que tener en cuenta que se verá la junta.
La otra opción es utilizar una sierra de las de marquetería. Con eso podréis hacer curvas, ángulos internos, y todo lo que queráis, aunque os llevará mucho más tiempo en caso de figuras sencillas, y los bordes no serán tan buenos.

Estas son nuestras flechas.



Las dejé transparentes, y sobre una base también de acetato para poder utilizarlas en otros juegos si hiciese falta.

Para que girasen bien, las pegué con cola térmica sobre unos rodamientos que saqué de un par de discos duros viejos. La verdad es que funcionan demasiado bien... giran casi sin oponer resistencia, durante mucho tiempo.... y en el rato que están girando, los que están jugando en posturas forzadas se acuerdan de todos los parientes del que tira.
Con un sistema no tan bueno se obtienen resultados igual de funcionales, así que buscad un rodamiento por cualquier lado, sin necesidad de desmontar un disco duro, que aún lleva un trabajo XD

Si os fijáis, las flechas tienen un agujero en el centro. Este agujero lo hice calentando un tubo de metal. Como son de plástico, al fin y al cabo, con un metal caliente se le pueden hacer huecos y formas. Se tarda un rato, y no es demasiado exacto, además de que deja un pestazo a plástico quemado, y restos en la propia flecha, así que os recomiendo que uséis el método solo cuando sea necesario.

Y bueno, con esto queda explicado todo, solo queda girar la ruleta y ver qué sale.



Pd. No os olvidéis de calcular el centro de gravedad de la flecha. Si el rodamiento no va en el centro de gravedad no girará tan bien como si está bien colocado.