martes, 22 de diciembre de 2009

Adornos navideños caseros.

Bueno... llegan las navidades, y aunque yo ya perdí hace tiempo la costumbre de preparar adornos, ni belenes, ni árboles ni nada (cosas de estudiar fuera y llegar a casa el día 23 de diciembre) Luisa sí que sigue teniendo ilusión por estas cosas, y decidió adornar el piso, aunque fuese solo un poquito.
Y bueno, como hace mucho que no ponemos nada en el blog, me pareció buena idea compartir las cositas que hemos improvisado, por si a alguien le sirven de inspiración.

Empiezo por lo que hice yo... un Papá Noel para adornar un poco la puerta del piso.



Está hecho con papiroflexia (bastante obvio después de ver la foto). Doblado a partir de un cuadrado de papel rojo por un lado y blanco por el otro.
No es una figura demasiado complicada, pero tampoco es de las fáciles, así que si no estáis familiarizados con la papiroflexia, os recomendaría otra más sencilla.
Podéis encontrar aquí los diagramas si queréis intentarlo.
Si no os sale, este es mucho más sencillo.
Y si os gusta la aventura, podéis probar este, mucho más simpático, pero también más complicado.... y del que en este momento no encuentro los diagramas....


Lo siguiente que hicimos fueron unos angelitos de navidad, sencillitos, con la idea de que sirviesen de adorno en un árbol.


La cabeza es una bola pequeñita de árbol. El cuerpo es un cono hecho con cartulina. Para acabar pronto, pegamos el cono a la bola con cola térmica. Seguramente no es lo más adecuado, pero es cómodo y fácil.
El pelo es un trozo de estropajo de acero (de estos conocidos como "nanas"), también pegado con cola térmica.
El vestido es un trozo de tela que teníamos por ahí pegado sobre la cartulina.
Las alas están recortadas de una bayeta de cocina, que compramos en vez de fieltro. Son casi el mismo material, y las bayetas las compras en cualquier supermercado, y más baratas.
Los ojos saltones los compramos en una tienda de manualidades, y los pegamos tal cual.

Como veis son unos angelitos muy simpáticos, y muy fáciles de hacer.
En caso de querer hacerlos más detallados, siempre podéis hacer el cuerpo con goma eva, y hacer los vestidos como para una muñeca... o al menos un poco más complejos que envolver la cartulina con tela y recortar lo que sobra.

Una cosa en la que no pensamos en el momento de hacerlos fue por dónde colgarlos luego en el árbol. Os recomiendo que tengáis eso en cuenta, y peguéis un hilo en la cabeza cuando le pongáis el pelo, o si hacéis un cuerpo más pesado (el nuestro que es de cartulina es bastante más ligero que la cabeza) podéis pegarle el hilo a la espalda.

Lo último que hicimos (de momento) fue un árbol de navidad de tela.
La idea en un primer momento era hacer este árbol:

Si a alguien le gusta, puede encontrar los patrones en esta web.
El caso es que a Luisa le parecía mucho coser, así que decidimos inventarnos otro diseño.

Nuestro árbol quedó así:




Luisa utilizó una tela que tenía por ahí tirada, y lo cosió ayer a toda prisa. Aún así tengo que reconocer que quedó muy simpático.

Me temo que no tengo los patrones para compartir, pero os explico cómo los hicimos, para que podáis repetir el proceso en casa.

El árbol está compuesto básicamente por 3 conos, unos encima de otros, rellenos con algodón, y con la base irregular en vez de recta.

Para hacer el patrón de un cono no tenéis más que dibujar un círculo grande y quitarle un trozo. Como si fuese una tarta y le quitaseis una porción.
Cuanto más grande sea el círculo, más grande será el cono. Cuanto mayor sea el trozo que le saquéis, más afilado volveréis el cono.
En general lo mejor es recortar el círculo en una hoja de periódico, y doblar el trozo que vais a cortar, para ver cómo queda el cono. Cuando tengáis unas medidas que os gustan, recorráis el borde del círculo en zig-zag (o con formas redondeadas, según gustéis).

Para las otras dos partes (o tres, o cuatro, depende de cómo queráis el árbol) el proceso es el mismo, pero haciendo el círculo más pequeño (en cambio el ángulo del trozo que le quitamos al círculo es casi el mismo).

Una vez que tengáis los patrones preparados, solo tenéis que recortar 2 piezas de cada en tela, y coserlas juntas haciendo el cono.
Rellenáis con lo que tengáis a mano, y las apiláis una encima de otra.

Luisa, por miedo a que se desparramasen por ahí a la mínima de cambio, les pasó un hilo para mantener todas las partes juntas.

Una vez listo esto, veréis que con el peso del propio árbol, la parte de abajo se aplana mucho, en vez de conservar su forma cónica. Para arreglar eso le pusimos debajo un vaso de plástico.
Esto, además de mantener la forma del árbol, sirve también como tronco. Con un poco de cartulina, o goma eva, se puede hacer un tronco bastante simpático para quien quiera que su árbol tenga uno.... o incluso haciendo un cilindro de tela, para que el árbol sea todo del mismo material.

Y bueno... eso es todo lo que hicimos este año por navidad. Si un día de estos preparamos algo más (cosa que no descarto, por que me está entrando una gripe que no veas y no me va a apetecer salir mucho de casa....) ya actualizaré el post, o ya haré uno nuevo.

¡Feliz navidad a todo el mundo!