jueves, 4 de diciembre de 2008

Pantallas Táctiles Multipunto (Introducción)

Ya había comentado que iba a preparar algo sobre el tema, y parece que causa espectación, así que voy a empezar con una introducción al tema, para ir abriendo boca.

Lo primero es ¿Por qué táctil? ¿Por qué usar los dedos?
Para contestar a eso os voy a enseñar una imagen curiosa, aunque un tanto grotesca

Estos bichos tan raros son una representación del cuerpo humano según la cantidad de cerebro que utilizamos en cada parte. Si dedicamos más cerebro a las manos, entonces las manos son más grandes, si dedicamos poco cerebro a los pies, los pies son pequeños.

Es fácil fijarse que tienen una cabeza enorme, sobre todo la boca, y es facilísimo fijarse en que las manos son grandísimas.

Esto es por que hemos aprendido a utilizar las manos y la boca para realizar tareas tan complejas como hablar o escribir. Y no solo hemos aprendido, si no que llevamos entrenando toda la vida. Somos unos maestros en lo que respecta a tocar cosas. Podemos meternos una uva en la boca, y escupir las pepitas limpias. Plantearos lo que os costaría hacerlo con un cuchillo y un tenedor... y en la boca no os hace falta ni ver.

Ahora pensad en la primera vez que utilizasteis un ratón de ordenador... La primera vez siempre resulta complicado, por que no estamos entrenados. También a los niños les resulta complicado coger los lápices de colores y pintar sin salirse de las líneas, pero con entrenamiento al final conseguimos manejar bien cualquier aparato, ya sea un lápiz, o un ratón.
Ahora bien ¿Para qué aprender a usar un ratón si ya somos unos maestros en lo que se refiere a tocar?
Es más, ¿Por qué limitarnos a un ratón cuando podemos transmitir tanta información con las manos? Tenemos cinco dedos en cada mano, que podemos mover por separado, podemos rozar suavemente o apretar con fuerza, y podemos hacer figuras complejas con las manos. Un ratón suele tener 3 botones (y una rueda) que no suelen pulsarse a la vez, y que no entienden de presiones.

Una pantalla táctil no solo es mucho más fácil de usar, y más cómoda, si no que además nos da la opción de sacar más partido a nuestras manos.
Un ejemplo de cómo aprovechar la información de más que podemos transmitir es Dasher un programa pensado para que los discapacitados puedan escribir a una velocidad razonable (Si tal ya hablaré otro día de él, que es muy interesante)

A lo mejor después de todo este rollo, aún hay gente poco convencida, así que os voy a poner unos ejemplos, vistos en el cine, de lo que podrían llegar a ser las pantallas táctiles en un futuro, y como su uso parece mucho más fácil de aprender que los actuales sistemas de ventanitas, ratón y teclado.

Primero... La Isla. La mesa del despacho es una enorme pantalla de ordenador, donde se puede dibujar, pasarse ventanas de uno a otro, y usar una pirámide de cristal para manejar cosas.


Siguiente, Babylon. El mapa se agranda, y permite calcular rutas o ver información. Es como el Google Maps, pero fijaos lo fácil de controlar que sería con solo dos dedos, en vez de utilizar un ratón con rueda. (Otro día hablo sobre papel con tinta electrónica, que también es un tema muy interesante)


Y como último ejemplo, Minority Report. En donde utilizando 3 dedos de cada mano es capaz de manejar varias imágenes y vídeos, ampliando, avanzando y retrocediendo.


La gran ventaja de todas estas interfaces de ciencia ficción es que se pueden usar las manos, y varios dedos a la vez, para conseguir efectos sorprendentes.

¿Y por qué en las pantallas táctiles solo podemos pulsar en un punto?
Bueno, es una cuestión de tecnología en muchos de los casos. Hay ciertas pantallas táctiles que funcionan "escuchando el eco de los golpes". Digamos, para hacerlo simple, que cada vez que pulsamos en el cristal de la pantalla generamos unas ondas (como cuando tiramos una piedra al agua), y en los bordes de la pantalla tenemos sensores que nos dicen cuando llegan esas ondas. Comparando los tiempos de llegada sabemos exactamente dónde se produjo la pulsación. Pero claro... esto funciona bien para una pulsación única, si pulsamos en dos puntos a la vez la cosa puede liarse.
Hay otras que funcionan mediante dos láminas conductoras separadas entre sí muy poquito. Cuando pulsamos sobre una, la deformamos hasta que toca con la otra y hace contacto. Es como si llenásemos la pantalla de botones transparentes y muy muy pequeñitos. Con este tipo de dispositivos se podrían leer pulsaciones en varios puntos, pero supone un aumento del coste del sipositivo.

Si quereis saber más sobre cómo funcionan las pantallas táctiles, podeis ver este enlace.

El caso es que existe un método muy barato y efectivo de fabricar un dispositivo multipunto. Y es con una WebCam.
La idea es identificar en una imagen los puntos donde se está pulsando. Una webcam normalucha tiene una resolución de 320x240. Si contamos cada pixel de la imagen como un "botón", que está pulsado cuando el color es negro, y que no está pulsado cuando el color es blanco, tenemos un dispositivo táctil de 76800 "botones". Además, como las webcams graban varias imágenes por segundo, no solo podemos saber dónde tiene los dedos la gente, si no que podemos saber si los mueven, hacia dónde, y con qué velocidad.

Lo mejor es verlo, que lo entendereis mejor:


Ahora el único problema es conseguir un sistema que nos de imágenes donde los puntos donde pulsamos sean blancos, y los puntos donde no pulsamos sean negros (o al revés), y que además, puedan montarse sobre una pantalla, o pueda proyectarse sobre ellos, para tener así una pantalla táctil multipunto, y poder hacer cosas como las de Minority Report, La Isla o Babylon.

Hay varios modos de conseguir eso, pero los explicaré en otro post, que este ya queda muy largo.


Si te ha interesado puedes seguir leyendo aquí.